CES ALERTA DE UN INVIERNO “DURÍSIMO Y DE DESGASTE” PARA LAS EMPRESAS Y AUTÓNOMOS

Los datos del mercado laboral confirman la profunda recesión que afronta la economía salmantina. Según los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, Salamanca encadena su quinto mes de subida del paro con 171 desempleados más, que dejan una cifra total de parados de 18.203. Un dato muy diferente al registrado a nivel nacional, con una bajada del desempleo de 24.573 personas en noviembre, impulsado por el sector servicios, la segunda mayor caída en este mes exceptuando la crisis pandémica.

En este duro contexto, la Confederación de Empresarios de Salamanca (CES) subraya la gran preocupación de los empresarios salmantinos de cara a un invierno que prevén “durísimo y de desgaste”.

El presidente de CES, Antonio Rollán, advierte de que “la realidad de la empresa sigue siendo muy complicada”. “No se nos puede olvidar que llevamos dos años soportando un incremento de los costes sin precedentes, que está debilitando la capacidad de la empresa de mantener el empleo. Poner la diana en la empresa, con más impuestos, más cotizaciones y más trabas para su actividad, nos perjudica a todos”, remarca.

Las perspectivas no son alentadoras, por lo menos, de cara a principios de 2024. El entorno de incertidumbre en el que se ha desenvuelto la actividad económica en el tercer trimestre de este año y parte de este cuarto, se ha trasladado rápidamente al consumo de los hogares, que han perdido poder adquisitivo y capacidad de gasto. Por tanto, el ciudadano se retrae en el consumo y esto repercute claramente en la actividad de los empresarios que, ahogados por las cargas fiscales, ven cómo el mercado laboral no termina de recuperarse y no pueden asegurar la continuidad de muchos puestos de trabajo. “Lamentablemente, creemos que éste va a ser un invierno muy difícil para la empresa y la economía. La inestabilidad política, la falta de seguridad jurídica, no benefician ni a las empresas ni al empleo”.

Por tanto, CES apela a la responsabilidad y compromiso del Gobierno para cambiar su política económica y fiscal porque es “inadecuada” para abordar los problemas socioeconómicos que tiene el país, como son la deuda y el déficit público, la adaptación del mercado laboral o el alto índice de paro, que en Salamanca sigue siendo preocupante porque se aprecia una contención para crear puestos de trabajo, dado los últimos datos publicados.

“Lo que de verdad necesitan los empresarios es un sistema tributario simple, transparente, estable y eficiente”, y propone que se suba la recaudación con otro tipo de medidas, como la lucha contra el fraude fiscal. “Apoyar a la empresa” es clave si queremos que los datos laborales resistan ante las futuras dificultades económicas. “Por eso es crucial que se garanticen la estabilidad y la seguridad jurídica, y que el nuevo gobierno tome medidas que no debiliten la productividad y la competitividad de nuestro tejido empresarial”.