CES SEÑALA QUE LAS PYMES SON LA PALANCA PARA LA CREACIÓN DE EMPLEO Y PARA EL CAMBIO DE LA ECONOMÍA

Ante las cifras de desempleo del mes de noviembre que ha dado a conocer este jueves el Ministerio de Trabajo, en las que se registra un descenso en la lista del paro en Salamanca de 1.257 personas, CES “defiende la necesidad de impulsar nuevas medidas que favorezcan a las empresas a la hora de crear puestos de trabajo estables y de calidad”.

Los datos aportados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social contabilizan 20.214 parados en Salamanca, 5.440 desempleados menos que hace un año. “Estos datos invitan al optimismo, pero aquí nadie se tiene que cruzar de brazos. Se tienen que acometer las reformas estructurales necesarias para acelerar el ritmo de generación de empleo en nuestro país, en nuestra provincia, en nuestra ciudad”.

El presidente de CES, José Vicente Martín Galeano, recuerda el papel fundamental de las pymes en la creación de empleo y la transformación de la economía. “Las pymes y los autónomos son la palanca en la generación de puestos de trabajo y en el cambio del modelo productivo español. De ahí que las instituciones tengan que prestarles especial atención como impulsores del crecimiento sostenible, la recuperación y la transformación económica”.

En este escenario, Martín Galeano hace un llamamiento para que los fondos europeos Next Generation UE lleguen al conjunto del tejido empresarial. “Son una gran oportunidad para que las pymes afronten nuevos retos como son la digitalización, la transición ecológica, la formación, la internacionalización y el emprendimiento, factores que van a abrir nuevas posibilidades de empleo en los próximos años”.

CES confía en que la campaña de Navidad ayude a reducir aún más estas cifras durante el próximo mes de diciembre. “El Black Friday ha tirado del empleo en noviembre, pero en este punto es esencial que se priorice en políticas de empleo para que no haya una excesiva dependencia del sector servicios ni que los datos estén afectados por la estacionalidad”.

Las empresas siguen dando “muestras de su resiliencia, de su capacidad para adaptarse a las circunstancias, de su solidaridad y de su compromiso con la sociedad” y todo esto “se tiene que premiar de alguna manera” porque el sector empresarial juega “un papel clave en el progreso del país y en el bienestar del conjunto de los ciudadanos”.